Cómo grabar pruebas de forma encubierta

Aunque los métodos encubiertos de grabar información (como las cámaras ocultas) generalmente se asocian a reuniones o visitas encubiertas a empresas (que no deben realizarse sin formación especializada), conocer los métodos y el equipo para grabar de forma encubierta también es útil en otros contextos. Son prácticos cuando se establecen contactos encubiertos con empresas por teléfono o cuando se documentan testimonios obtenidos mediante conversaciones informales con madereros y conductores de camiones durante el trabajo de campo. Las grabaciones parcial o totalmente encubiertas también pueden ser una buena forma de reducir el riesgo al documentar pruebas visuales durante el trabajo de campo, en aquellas situaciones en las que sacar vídeo y fotos abiertamente puede llamar demasiado la atención o levante sospechas.

Hay grabadoras que pueden usarse para grabar conversaciones telefónicas si se ponen junto al auricular o para grabar entrevistas informales si se esconden en un bolsillo o un bolso. Puede grabarse vídeo de forma encubierta usando teléfonos móviles/celulares adaptados, bolsos con un equipamiento especial o incluso objetivos colocados en el cuerpo. Así pueden documentarse conversaciones, documentos, marcas de madera y otros hallazgos sobre el terreno, sin llamar tanto la atención como con la grabación abierta de vídeo. Del vídeo obtenido encubiertamente pueden extraerse imágenes. Con práctica, pueden usarse cámaras de vídeo y fotografía convencionales de forma semiencubierta, sujetándolas a la altura de la cadera y grabando sin mirar. Los teléfonos inteligentes también pueden usarse para sacar fotografías a escondidas, pero hay que tener cuidado para garantizar que el sonido del disparador y la función de flash estén desactivados. Independientemente del equipo que se use, es fundamental que los operarios practiquen a fondo su uso previamente y que se aseguren de que las tarjetas de memoria están vacías y las baterías llenas antes de cada reunión.