6. El rastro documental de Perú

En Perú, un organismo estatal, el Organismo de Supervisión de los Recursos Forestales (OSINFOR), realiza inspecciones regulares aleatorias sobre el terreno de las concesiones forestales que se han talado recientemente. Durante las inspecciones, los funcionarios del OSINFOR evalúan hasta qué punto el aprovechamiento ha tenido lugar conforme a la normativa. Además, evalúan una zona forestal de muestra para compararla con los volúmenes declarados por el concesionario. Tras estas inspecciones se producen Informes de Supervisión en los que se identifican actividades ilegales como inventarios falsos, tala ilegal o uso incorrecto de permisos para blanquear madera.

El Organismo de Investigación Ambiental (EIA, por sus siglas en inglés) obtuvo Informes de Supervisión de inspecciones realizadas entre 2008 y 2011 usando la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública de Perú. Más de 200 concesiones incluidas en los informes mostraban algún tipo de ilegalidad grave. El EIA contrastó estos informes con una base de datos de Permisos de Exportación CITES de cedro rojo y caoba americana de Perú, que también se obtuvieron conforme a la ley en materia de transparencia. Así se identificaron más de 100 permisos usados para exportar especies en extinción a Estados Unidos y todas ellas podían relacionarse directamente, a través de los propios permisos, con concesiones en las que el OSINFOR había encontrado pruebas de actividades ilegales graves.

En teoría, los permisos de la CITES indican las concesiones de procedencia pero, en algunos casos, estaban relacionados con concesiones en las que el OSINFOR no había encontrado ningún tipo de tala legal. En la mayoría de los casos, los concesionarios habían falsificado los inventarios para inflar el volumen de especies en extinción que les correspondía legalmente. Los permisos de la CITES también indicaban el nombre de los importadores de madera en Estados Unidos y, al usar este proceso, el EIA pudo establecer un vínculo evidente entre el aprovechamiento ilegal y el mercado.