3. El desmonte antes de obtenerse permisos

Durante una investigación en Indonesia, las ONG Organismo de Investigación Ambiental (EIA, por sus siglas en inglés) y Jaringan Pementau Independen Kehutana (JPIK) identificaron un desmonte a gran escala en una zona boscosa, donde los mapas gubernamentales que ya se habían obtenido indicaban que no se contaba con el permiso pertinente. El EIA y el JPIK pudieron descubrir el nombre de la empresa que operaba en la zona e identificaron madera que se aprovechaba en la concesión y se trasladaba a aserraderos cercanos. Sin embargo, las bases de datos del gobierno provincial no incluían permisos para dicha concesión. Varios meses después, se consiguió una evaluación del impacto ambiental de la concesión, no a través de fuentes gubernamentales, sino en una aldea junto a la concesión. La evaluación incluía mapas que indicaban los límites de la concesión, los cuales más tarde digitalizó un analista de GIS. La superposición de estos límites a varias imágenes Landsat mostró el mes en que había comenzado el desmonte y qué proporción del bosque se había desmontado a lo largo de varios meses. El EIA y el JPIK obtuvieron confirmación del Ministerio de Medio Ambiente y Bosques de que la empresa aún no tenía el derecho legal de desmontar el bosque.